¿Son realmente saludables las salsas "zero"?: analizamos sus pros y contras
Wellness

¿Son realmente saludables las salsas "zero"?: analizamos sus pros y contras

HOY SE HABLA DE

A la hora de realizar cualquier tipo de plan nutricional, sobre todo si estamos en un déficit calórico, ya que nuestro placer hedónico (es decir, el placer que sentimos por comer) aumenta muchísimo, es favorable incluir algún tipo de complemento como sal o especias que aumenten el sabor de los platos.

Últimamente, con el gran avance en tecnología de los alimentos, hemos podido observar que las grandes marcas de suplementación deportiva se han aprovechado positivamente de este avance, realizando y sacando suplementos de distintos sabores como caseínas de sabor chocolate, creatina de sabores de piruleta y, a lo que venimos a hablar en este artículo, las salsas "zero".

Qué son las salsas "zero"

Las salsas "zero", para quienes no sepan lo que son, son las salsas de toda la vida como ketchup, mayonesa, mostaza y otro tipo de salsas que organolépticamente pueden ser hasta más buenas, que no tienen casi calorías. Tendríamos una mayonesa que en lugar de tener 500 o 600 kcal por cada 100 g, a lo mejor tiene 10 kcal. Ahora bien, ¿realmente son saludables?

Lo primero que hay que tener en cuenta cuando compramos algo son sus ingredientes que, dependiendo de cómo estén realizadas estas salsas, podrían tener un mayor o menor impacto en la salud de la persona. Para empezar, hay que comentar que este tipo de salsas están fabricadas, sobre todo, por agua, emulgentes y saborizantes; ingredientes que en las cantidades que están en este tipo de productos, no generan un impacto negativo.

Glass Gdb8be08c9 1920

Ahora bien, y suele pasar con muchos o todos los alimentos, y es que cuando sobreestimamos la capacidad que tenemos de metabolizar o tolerar ciertos productos, es normal que puedan llegar a sentarnos mal. Esto pasa también con los chicles; hay personas que se comen dos chicles y les puede dar dolor abdominal y hay otras que no les pasa nada. Ahora bien, si estas últimas de comen un paquete entero, los síntomas digestivos serían muy normales, pero esto no significa que los chicles como tal sean malos, incluso pueden ser beneficiosos si una persona está perdiendo grasa corporal.

Por tanto, usar este tipo de salsas en principio no genera ningún tipo de malestar siempre y cuando no nos aprovechemos de su bajo aporte calórico e incluyamos grandes cantidades de este producto y, sobre todo, no desplacemos alimentos que sí tienen un impacto beneficioso sobre el organismo como pueden ser las frutas y verduras, legumbres, etc.

Estos son los pros de las salsas "zero"

Este tipo de productos puede ayudarnos a perder grasa corporal, aunque pueda parecer lo contrario. Cuando perdemos tejido graso, el cuerpo lo interpreta como un problema, ya que le estamos quitando las reservas de energía que tiene para cuando en un futuro se necesiten por falta de alimento, por lo que el estrés y el hambre aumentan significativamente.

Echar este tipo de salsas, puede provocar que nuestra sensación hedónica por los alimentos sea mayor y, por tanto, nos deje más satisfechos cuando comemos un plato que en un principio, a nivel organoléptico, no nos dejaría satisfechos, por lo que el estrés por la comida podría disminuir algo más. Además, el factor cultural o psicológico de "voy a echarle salsa a la comida" también ayuda psicológicamente a la persona a que sea esa comida más satisfactoria.

kl

Por otro lado, en personas que empiezan a comer bien, podría ser un buen cambio. Es decir, si una persona le ponía salsas altas en calorías y quiere reducir por completo este tipo de productos, puede aprovecharse de las salsas zero como transición a usar más adelante únicamente especias. Sabemos que cuando una persona intenta hacer un cambio tan drástico en su alimentación, lo más seguro es que acabe fallando, mientras que si lo hace paso a paso, las probabilidades de éxito son muy altas.

Finalmente, en personas que están ganando masa muscular y requieran un consumo de calorías muy elevado, el uso de este tipo de salsas puede ayudarles a ingerir esas calorías que necesitan, pues llega un momento en el que a nivel a digestivo y hedónico puede resultar muy difícil incluir esas calorías, por lo que proporcionar este tipo de sabores extra, es una buena estrategia.

Contras de usar salsas zero

Antes comentábamos que a algunas personas que buscan perder grasa corporal, este tipo de salsas puede ayudarles a estar más saciados, pero también puede ocurrir lo contrario en otras, y es que este tipo de productos puede provocar más ansias de comer y que esa persona ingiera más calorías al final del día de las que debería en un momento, haciendo que no alcance el déficit calórico que le permite seguir perdiendo grasa corporal.

Otro de los inconvenientes que le veo a estas salsas es que podrían desplazar fácilmente alimentos beneficiosos como alimentos vegetales, ya que las personas no paramos de comer a veces cuando nos "sentimos llenos", sino también cuando hedónicamente nos sentimos saciados, reduciendo la ingesta de algún postre en forma de fruta, por lo que sería conveniente si vamos a usar este tipo de productos, mantener un estilo de alimentación saludable basándonos sobre todo en la ingesta de vegetales.

dhk

Finalmente, este tipo de productos pueden malacostumbrar a nuestro paladar y reducir nuestra sensación de estar disfrutando de una buena comida si no incluimos este tipo de salsas.

Por tanto, no considero que sea un mal producto, pero mi recomendación es que no se eche en cualquier tipo de comida y que se consuma de manera muy ocasional.

En Vitónica | Estos son los cuatro beneficios de comer en casa y acompañados de la familia

En Vitónica | Añade movimiento a tus sentadillas para potenciar la quema de calorías: estos son los ejercicios que puedes realizar en casa

Imágenes | iStock, pixabay

Temas
Inicio