Publicidad

Todo lo que tienes que saber sobre la permeabilidad intestinal
Enfermedades

Todo lo que tienes que saber sobre la permeabilidad intestinal

Publicidad

Publicidad

Nuestro intestino es un órgano de gran importancia para la salud del organismo, ya que no sólo se encarga de la digestión y absorción de nutrientes sino que puede influir en nuestro sistema inmune así como en el estado emocional. Hoy te contamos un aspecto aun más interesante del mismo: la permeabilidad intestinal y todo lo que tienes que saber sobre ella.

Qué es la permeabilidad intestinal

Bajo este término se conoce a la capacidad del intestino de dejar pasar selectivamente nutrientes y agua y evitar a modo barrera de defensa, el paso de sustancias tóxicas, virus, bacterias y demás al torrente sanguíneo.

La permabilidad intesinal depende en gran medida de la estructura del intestino, es decir, de cada célula o enterocito que se une a otro mediante proteínas y también, de la composición y funcionamiento de la microbiota intestinal.

Cada día esta permeabilidad de nuestro intestino nos permite nutritirnos y nos defiende de millones de sustancias que no necesitamos o que incluso, pueden enfermar el organismo.

Cuando la permeabilidad intestinal es causa de enfermedad

Cuando por alguna razón la unión entre los enterocitos se altera se produce un incremento en la permeabilidad intestinal y mayor penetración de sustancias que pueden ser nocivas para el organismo: desde metales pesados hasta bacterias patógenas.

Ante esta condición se presenta un Síndrome de Intestino Permeable o Síndrome de Intestino Hiperpermeable que puede ocasionar síntomas muy difusos como gases, diarrea o hinchazón y dolor abdominal hasta cefaleas, fatiga, urticaria u otros dependiendo de los órganos o el sistema de nuestro organismo alcanzado por las sustancias que han llegado al torrente sanguíneo y que no deberían estar allí.

Flora

Posibles causas de Síndrome de Intestino Permeable

Aunque las causas pueden no ser específicas, se sabe que enfermedades inflamatorias intestinales tales como el Síndrome de Intestino Irritable, la Colitis Ulcerosa o Enfermedad de Crohn pueden ocasionar una hiperpermeabilidad del intestino.

Problemas hepáticos que afecten la síntesis de ácidos biliares también podrían ser causantes de un aumento de la permeabilidad intestinal tal como lo han demostrado algunos estudios, así como también, los cambios en la flora intestinal o la disbiosis en la microbiota, como se ha observado en niños.

Asimismo, el estrés, hábitos de mala calidad que irriten o dañen el intestino y otro tipo de factores pueden ser causantes de un Síndrome de Intestino Permeable que se puede detectar usando marcadores que, en condiciones normales, no atraviesan el intestino para llegar al torrente sanguíneo.

Las consecuencias de una hiperpermeabilidad intestinal

Más allá de las molestias y síntomas que podemos experimentar, la alteración en la permeabilidad intestinal puede ser causa de infecciones bacterianas, intoxicaciones y también de déficit de nutrientes, ya que se ha comprobado que es frecuente la anemia y los bajos niveles de retinol cuando el intestino no funciona adecuadamente.

Y dado el estrecho vínculo del intestino con el cerebro y todo lo allí regulado, también podemos experimentar enfermedades metabólicas, fatiga, depresión o decaimiento general.

Abdomen

Cómo cuidar la permeabilidad intestinal

Para que la permeabilidad intestinal sea la adecuada y la barrera de defensa que representa se mantenga intacta, es importante llevar buenos hábitos de vida sobre todo.

Si la causa es una patología intestinal que ocasiona inflamación, resulta clave poner en práctica un tratamiento adecuado que no permita que los enterocitos se dañen más allá de lo previsto y que poco a poco, revierta el cuadro.

Así, si sufrimos de enfermedad celíaca por ejemplo, es clave llevar una dieta sin gluten que preserve la estructura intestinal, y lo mismo ocurre si somos alérgicos a algún alimento o componente de ellos o si padecemos colitis ulcerosa por ejemplo.

Evitar el exceso de antibióticos y sustancias tóxicas como el alcohol o el tabaco también puede ser de mucha ayuda y llevar una alimentación saludable, controlar el estrés y ejercitarnos con regularidad para beneficiar de esta forma la flora intestinal.

En Vitónica | Qué es SIBO: la enfermedad que padecela youtuber Rawvana

Imagen | iStock

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios