Compartir
Publicidad
Aciertos y errores del programa de Chicote: ¿qué comen nuestros hijos?
Dietas

Aciertos y errores del programa de Chicote: ¿qué comen nuestros hijos?

Publicidad
Publicidad

Ayer por la noche, en prime time, pudimos disfrutar de una nueva entrega de los programas del televisivo chef Alberto Chicote, esta vez relacionado con la alimentación de los más pequeños de la casa.

Dos familias con sobrepeso de distintas zonas de España y con un perfil diferente han acompañado a Chicote en el especial sobre nutrición infantil ¿Qué comen nuestros hijos?, en el que hemos podido ver cómo es la alimentación de los niños tanto en el comedor del colegio como de puertas de casa para dentro. ¿Cuáles han sido los aciertos y cuáles los errores del nuevo programa conducido por Chicote?

El 41% de los niños españoles sufren obesidad o sobrepeso: España se encuentra a la cabeza de Europa en obesidad, tanto en adultos como en niños. ¿Qué podemos hacer nosotros al respecto? ¿Somos conscientes de que, en general, comemos mal en casa y en familia?

Al inicio del programa ya se hace referencia, una vez más, al manido concepto de "dieta equilibrada" que quiere decir más bien poco: "comer de todo un poco", que es lo que suele entender la población general cuando se habla de alimentación equilibrada está claro que, a la vista de los datos antes nombrados, no está teniendo el efecto deseado en la sociedad.

A la hora de aportar las razones sobre por qué los niños comen de forma poco acertada y sufren de obesidad o sobrepeso, los adultos de las familias que han colaborado en el programa alegan, entre otras razones, la falta de tiempo, el hecho de no querer discutir con los niños para comer o que a los niños no les gusten determinados grupos de alimentos como las verduras.

¿Qué desayunan las familias?

chicote-que-comen-nuestros-hijos

Comenzamos el programa con la primera comida del día: el desayuno, una de las comidas que peor se realiza en general en la mayoría de las familias, ya que se suele recurrir a productos ultraprocesados y azucarados dirigidos específicamente al público infantil (cereales azucarados, galletas, cacao soluble, etc).

En este caso una de las familias desayuna tostadas con margarina y mermelada y un vaso de leche con cacao, mientras que en la otra optan solamente por la omnipresente leche chocolateada.

Nos centramos demasiado en el conteo de calorías en lugar de apostar por el análisis de los nutrientes de los alimentos

Volvemos a centrarnos en las calorías sin tener en cuenta los nutrientes, un error que ya hemos visto en los anteriores programas presentados por Chicote. No todo puede centrarse en el conteo de calorías, sino que debemos tener en cuenta también lo que nos aporta cada alimento (o producto) y el contexto total de la dieta.

Jesús Argente, jefe de endocrinología pediátrica del Hospital del Niño Jesús en Madrid, recomienda el desayuno clásico de carbohidrato (tostada, eso sí, de pan integral y acompañada de aceite de oliva), un lácteo (leche sin edulcorar) y una pieza de fruta. Sería interesante plantear diferentes opciones saludables para el desayuno de los niños, que sean variadas y basadas en alimentos y no en productos. Yogur con fruta troceada y frutos secos, tostadas con salmón ahumado, una pequeña tortilla, cuscús con leche y frutas... Hay muchas opciones que pueden ser del agrado de los niños y más variadas que la clásica tostada.

Esta infografía del dietista-nutricionista Aitor Sánchez puede aportarnos ideas saludables para el desayuno o almuerzo de los niños.

El tentempié de media mañana

chicote-que-comen-nuestros-hijos

A mitad de la mañana, en la hora del recreo, los niños toman un pequeño refrigerio. En algunos colegios se facilita a las familias un planning para que los niños lleven un tentempié de media mañana variado (lo cual no garantiza que sea saludable, sobre todo si se recomiendan galletas o embutidos).

En el caso de las familias del programa, una de ellas opta por un yogur líquido y unas galletas de mantequilla, mientras que la otra se decanta por bocadillos de salchichón o mortadela con zumo o agua.

Una pieza de fruta: la mejor elección a media mañana

El doctor consultado por Chicote recomienda el consumo a media mañana de una pieza de fruta, un yogur o, esporádicamente, un bocadillo de pan integral con jamón, queso o tomate.

Ante la recomendación de la pieza de fruta en el tentempié de media mañana, Chicote aborda el tema de la dificultad de que los niños coman fruta fresca: ¿qué podemos hacer para que la coman? Los niños, nos dice la neuróloga colaboradora del programa, aprenden con repetición, con refuerzos positivos o aprendiendo de alguien a quien admiren: si los padres consumen frutas, los niños comerán frutas también.

Con un curioso experimento hacen que al cabo de 15 días a los niños les gusten las frutas que menos les gustaban antes. Está fenomenal que los niños tomen fruta como tentempié pero, con toda la variedad de frutas que hay, ¿tenemos que obligar a los niños a comer justo esa fruta que no les gusta?

¿Qué comen los niños en casa y en el comedor del colegio?

chicote-que-comen-nuestros-hijos

Llega la hora de la comida y nos encontramos antes dos opciones: por un lado, el 60% de los niños como en casa con sus padres, mientras que el restante 40% lo hace en el comedor escolar. La familia que comía en casa alegaba consumir siempre un plato único, muchas veces de pasta, pan blanco y un flan casero de postre, todo acompañado por la televisión. También se analizaron diferentes menús de comedores escolares que ofrecían opciones como un cocido completo.

Una vez más, el doctor consultado nos da su recomendación: limitar los huevos a dos tomas semanales (aunque diferentes estudios han apuntado ya anteriormente que su consumo regular no conlleva ningún tipo de riesgo y es saludable y seguro), un consumo de legumbres y verduras limitado a cuatro veces por semana y alternar el mismo con un consumo moderado de carne roja (una o dos veces por semana), carne blanca y pescado.

Los menús de los comedores escolares analizados presentan una cantidad de hidratos de carbono muy por encima de la recomendada

En este momento se volvió a hablar de los lácteos, en esta ocasión como una fuente de calcio importante para los niños que asegura su crecimiento. Sin embargo, sabemos que la leche y los derivados lácteos no son la única fuente de calcio que podemos encontrar en nuestra dieta: en este artículo podemos encontrar diferentes y saludables fuentes de calcio. Pero recuerda que la leche no es imprescindible en una dieta saludable: podemos tomarla si es de nuestro agrado, pero no es obligatorio.

Uno de los momentos más interesantes del programa fue en el que se explicó los diferentes métodos de producción y entrega de la comida de los comedores escolares y cómo funciona cada uno de ellos: desde la cocina en el mismo centro escolar hasta el uso de línea fría y línea caliente (la comida se elabora en las cocinas centrales de la empresa encargada y, o bien se conserva y traslada al centro manteniendo el calor, o bien se traslada congelada).

Se analizaron posteriormente los diferentes menús de los comedores escolares y de la familia que comía en casa, tanto en lo referente al aporte de energía como de nutrientes, llegando a la conclusión de que en general contienen demasiados hidratos de carbono, pocas grasas y muchas proteínas (valorando solamente un día del menú).

La hora de la merienda

chicote-que-comen-nuestros-hijos

La merienda suele ser otra de las comidas que peor se realizan en las familias españolas, ya que se suele optar por productos ultraprocesados que son del agrado de los niños pero que no suelen ser muy saludables. Para muestra, las meriendas que se realizaban en las dos familias invitadas al programa: en uno de los casos se optaba (después de preguntar a los niños qué querían comer) por un bocadillo de crema de cacao o de embutido, y en el otro por una combinación de donuts, leche con cacao y ganchitos de queso.

Una pieza de bollería industrial nunca es una buena opción de merienda para los niños

Argente hizo hincapié en este caso en la importancia de no dar nunca bollería industrial a los niños como merienda: sus grasas de mala calidad, su alto contenido en azúcar y su excesivo aporte calórico hacen de esta opción una de las peores a la hora de realizar un tentempié a media tarde. Además, el consumo de bollería industrial desplaza otras opciones más saludables para nosotros.

En su lugar la recomendación del doctor fue la de consumir una pieza de fruta fresca o un lácteo como un yogur, más saludables que la opción de las familias invitadas.

Se habló en este momento también de las clásicas chucherías que encantan a niños y mayores. Bien por el programa al denunciar el exceso de azúcares añadidos que encontramos en nuestra dieta, y al explicar a los niños (y a los adultos que vimos el programa) que el único azúcar que necesita nuestro cuerpo es el que se encuentra presente de forma natural en los alimentos.

¿Qué cenan los niños antes de irse a dormir?

chicote-que-comen-nuestros-hijos

Fue curiosa la elección de ambas familias participantes en el programa a la hora de la cena: mientras que una de ellas se decantaba por la comida rápida (pizza, hamburguesa y patatas fritas, acompañado de refrescos azucarados, la otra optaba por un sandwich mixto de jamón y queso y un yogur. Mención especial para el momento en el que se hizo alusión a que la botella de agua se llevaba a la mesa, pero estaba allí "de forma anecdótica" porque no se consumía nunca.

Cenar en familia y lejos del televisor es otra de las recomendaciones para comer mejor

Ambas familias cenaban delante del televisor, una práctica bastante común en nuestro país a la hora de comer o cenar en familia, y Chicote aprovechó esta circunstancia para hablarnos, con ayuda de Rosaura Leis, coordinadora de Nutrición Pediatría del Hospital Santiago de Compostela, sobre cómo las pantallas (televisión, móvil, tablet) condicionan la actitud de los niños frente a la comida. El hecho de comer mientras estamos atentos lo que sucede en una pantalla nos hace estar distraídos y retrasa la aparición de la saciedad.

Argente recomendó como cena ideal para los niños, un primer plato basado en una sopa, ensalada o un plato de verdura, un plato principal de carne blanca o pescado y una pieza de fruta o yogur como postre. Y comer en familia y sin una pantalla cerca siempre que sea posible.

En resumen: lo bueno, la malo y lo mejor del programa de Chicote

  • Lo bueno: como siempre, lo bueno de estos programas emitidos en prime time es que son capaces de concienciar a la población general de que es necesario realizar un cambio en nuestra alimentación si queremos reducir ese porcentaje de niños (y adultos) con obesidad y sobrepeso. Seguramente el programa de Chicote haya servido para que muchas familias se vean reflejadas en los comportamientos erróneos relacionados con la comida en nuestro día a día, y este es el primer paso para realizar un cambio.

  • Lo malo: como ya hemos dicho, y como se ha hecho en anteriores ocasiones, el programa peca de centrarse excesivamente en el conteo de calorías, dejando una presencia muy reducida a la importancia de los macronutrientes de cada alimento o producto. Las calorías importan en la dieta, sin duda, pero saber qué es lo que nos aportan los alimentos (además de su valor energético) para poder elegir de forma inteligente es más importante aun.

    En esta ocasión no vimos a ningún dietista-nutricionista en el programa, cuando son ellos los profesionales encargados de pautar dietas y regímenes alimenticios.

  • Lo mejor: la apuesta por el consumo de frutas, tanto dentro de las comidas a la hora del postre, como a la hora de tomar un tentempié. Se insistió mucho en la importancia del consumo de fruta fresca entre los niños y se ofrecieron técnicas (más o menos acertadas) para fomentar su consumo. Sí echamos de menos quizás el hecho de animar a la población a consumir más verduras y legumbres, que brillaban por su ausencia en el menú casero de las familias.

    También la lucha contra la bollería industrial, tan socorrida a la hora de dar un desayuno o merienda a los niños, y la importancia de eliminar el consumo de azúcar añadido de la alimentación de los más pequeños de la casa, fueron puntos a favor en el programa de Chicote.

Imágenes | Antena 3, Istock
En Vitónica | Todo lo que está mal del programa de Chicote "En forma en 70 días"
En Vitónica | ¿Qué hay de cierto en los nuevos mitos de los alimentos que destapó Chicote?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos