Compartir
Publicidad
He empezado a entrenar desde cero en el gimnasio, y así estoy organizando mi rutina
Entrenamiento

He empezado a entrenar desde cero en el gimnasio, y así estoy organizando mi rutina

Publicidad
Publicidad

Durante mucho tiempo, me he sentido identificada con aquellas personas a las que les resulta tedioso hacer deporte y les cuesta encontrar la motivación para ir cada día al gimnasio. En numerosas ocasiones, durante los últimos años, me he apuntado al gimnasio, para acabar acudiendo solo un par de veces y unos par de meses después abandonarlo por completo.

Sin embargo, desde que trabajo en Vitónica con compañeros y compañeras expertas en deporte y, además, trabajando ocho horas de manera sedentaria, mi interés y preocupación por mi nivel de actividad física ha ido aumentando de manera muy importante. 

Es por ello que, desde hace dos meses, aproximadamente, he comenzado a ir al gimnasio de manera más estable y completamente desde cero. Si acabáis de comenzar a ir al gimnasio es posible que os hayáis sentido perdidos sin saber qué hacer. Así es cómo yo estoy organizando mi rutina

Comenzar por lo sencillo y adecuado a mis características

Fitnish Media 5zrplr 5lp0 Unsplash

Uno de los errores que más a menudo he cometido en otras ocasiones ha sido no informarme bien, no seguir una rutina y querer abarcar más de lo que podía. Por ello, en esta ocasión, el primer paso ha sido ser consciente de mi estado físico, mis conocimientos y mis necesidades.

Por ello, las primeras semanas, comencé con ejercicios fáciles y de acondicionamiento, de manera que me ayudarán a aprender a conocer los ejercicios básicos y a hacerlos de forma correcta, sin correr el riesgo de lesionarme. 

Para ello he hecho mucho uso de mis compañeros de Vitónica y los artículos para principiantes que tenemos, como este artículo en el que enseñamos ejercicios como el press banca, las dominadas, el press militar, remo con barra, sentadillas y peso muerto

Crearme mi propia rutina

Active Activity Beautiful 2247179

Una de las cosas más básicas que he sido consciente de necesitar para mantener la motivación, ha sido tener una rutina. Y es que, cuando iba al gimnasio sin saber qué iba a hacer ese día, acababa dando vueltas, sintiéndome perdida y con la sensación de no haber avanzado nada

Por ello, en esta ocasión he querido elaborarme una rutina personal. En un primer momento, y dado que en el horario en el que acudo al gimnasio no coincidía con ningún monitor, he intentado programarme yo mis propias rutinas. 

Para conseguirlo, de nuevo, he hecho uso de los artículos de Vitónica y las muchas diferentes rutinas, muchas de ellas específicas para principiantes. Entre ellas he utilizado esta rutina de fuerza para principiantes que da prioridad a ejercicios sencillos que ya había aprendido a utilizar y que, además, nos da ya programada una rutina semanal. 

Durante los últimos meses, además, hemos ido compartiendo diferentes rutinas de gimnasio ideales para principiantes y novatos y a mí, personalmente, me han venido excepcionalmente bien. 

Para empezar, comencé con una rutina de tres días en el gimnasio. En esta rutina tenía marcado qué grupo muscular debía entrenar cada día y con qué ejercicios concretos conseguirlo, además de videos claros que me enseñaban cómo hacerlo. Una de las cosas que me encontré al seguir esta rutina era que había ejercicios que no sabía hacer o que, simplemente, no era capaz de hacer. Además de que, en algunos casos, mi gimnasio no tenía el material adecuado. 

Action Active Arms 2475878

Por ello, aumenté los ejercicios a realizar adoptando los incluidos en rutinas de entrenamientos de seis días, rutinas de cinco días, y en otras rutinas específicas para novatos. De esta manera he podido tener material suficiente para mis entrenamientos, centrándome en ejercicios para los que tenía el material adecuado y que, además, era capaz de realizar

Dado mi estado físico esto, generalmente, ha supuesto centrarme en ejercicios realizados con máquinas. Además, el seguir esas rutinas me ha informado de la importancia de calentar previamente, por lo que me he hecho con unas rutinas de calentamiento, así como con algunas de estiramientos posteriores al entrenamiento.

Pedir ayuda a profesionales

Una de las cosas que, absurdamente, me daba vergüenza de acudir al gimnasio era tener que pedir ayuda y admitir que no sabía lo que estaba haciendo. Sin embargo, esto nos ocurre a cualquiera cuando somos novatos en algo y estamos aprendiendo. 

Por ello, el primer paso para mí fue pedir ayuda a mis compañeros expertos en entrenamiento y deporte. Si disponemos a nuestro alrededor de algún profesional que tenga conocimientos de entrenamiento, puede ser muy útil consultarle o acompañarlo al gimnasio. 

En cualquier caso, los monitores de nuestros gimnasios están para eso. En mi caso, entreno muy temprano y no coincido con monitores. Sin embargo, consultando en mi gimnasio me informaron que podía ir fuera de mi horario sin problema y me realizarían una rutina personal o responderían a cualquiera de mis dudas

Trust Tru Katsande Pu7boaylygy Unsplash

Es posible que, si preguntáis en vuestros gimnasios, tengáis opciones similares o alguna manera de conseguir que un monitor os informe adecuadamente, os dé pautas u os enseñe el funcionamiento adecuado de cada máquina. 

Complementar con alimentación saludable

Además de comenzar una nueva rutina de actividad física en el gimnasio, acompañarla con una alimentación saludable, adecuada para nuestro nuevo estilo de vida y nuestro nivel de actividad física es realmente importante. No solo porque veremos mucho antes los resultados de nuestra actividad física, sino porque nuestra salud lo notará y nuestro cuerpo estará mucho mejor preparado para el ejercicio

Incluso quienes trabajamos en medios de salud, ciencia y deporte, con toda la información y el conocimiento a nuestro alcance, necesitamos en ocasiones la ayuda de profesionales que nos guíen, que nos centren, que nos hagan ver nuestra vida y alimentación de manera objetiva y que nos hagan de refuerzo. 

Por ello, acudo a la consulta de una nutricionista que me está ayudando a complementar la actividad física actual, a evitar carencias y, además, a mejorar mi composición corporal de manera más saludable. 

Imágenes | Unsplash, Pexels

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio