Compartir
Publicidad
Las clases colectivas  del gimnasio que te ponen en forma de cara al verano
Entrenamiento

Las clases colectivas del gimnasio que te ponen en forma de cara al verano

Publicidad
Publicidad

Para muchos el pistoletazo de salida para ponernos en forma es el final de la Semana Santa: esta es una de las épocas del año en las que el gimnasio se llena de gente que quiere probar distintas clases para mejorar tanto su físico como su salud.

Cualquier momento es bueno para comenzar a entrenar: lo más importante es que, de ahora en adelante, se convierta en un hábito. Para ello, algo básico es que encontremos el deporte o tipo de entrenamiento que más nos guste, para que acudir a las clases no sea una obligación, sino que lo tomemos como una opción para nuestro tiempo libre.

Para facilitaros la tarea, os contamos cuáles son las clases colectivas del gimnasio que nos pueden ayudar a ponernos en forma, qué nos vamos a encontrar y qué podemos esperar de cada una de ellas.

Spinning o ciclo-indoor: pedales al ritmo de la música para trabajar tu tren inferior

spinning

Esta es tu clase si: te encanta entrenar con música, porque la música es imprescindible en esta disciplina. Una vez se diseña la sesión de entrenamiento, se selecciona la música (muchas veces disco o trance, ya que tienen un BPM muy adecuado para dar pedales) en función de lo que vayamos a hacer, y se realiza la clase al ritmo de la misma.

Qué puedes esperar: el spinning o ciclo-indoor trabaja sobre todo la musculatura del tren inferior, incluyendo nuestras piernas y nuestros glúteos, sobre los que recae la mayor parte del trabajo. También trabajaremos nuestra resistencia y potenciaremos la musculatura del core, responsable de que llevemos una buena postura.

Zumba y aerolatino: baila para ponerte en forma

zumba-aerolatino

Esta clase es para ti si: eres el rey o la reina de la pista cuando sales de fiesta o en cualquier momento del día. Si lo tuyo es mover las caderas al ritmo de temas de reguetón, cumbia, merengue o bachata y además quieres sudar y ponerte en forma mientras lo haces, no te pierdas esta clase.

Qué puedes esperar: las clases de Zumba (con coreografías predeterminadas) y de aerolatino son toda una fiesta. Al moverte al ritmo de estos ritmos latinos conseguirás un buen entrenamiento aeróbico y además mejorarás tu coordinación y tu agilidad. También son muy útiles para mejorar nuestro autoestima bailando en grupo.

Body Combat: patadas y puñetazos con los últimos hits musicales

body-combat

Esta clase es para ti si: lo que buscas es deshacerte del estrés del día a día. Si te gustan los deportes de contacto como el boxeo o el kickboxing, pero eres más de dar que de recibir, el Body Combat es sin duda una buena opción para ti.

Qué puedes esperar: a través del Body Combat mejorarás tu resistencia, ya que trabajarás sobre una base aeróbica prácticamente sin descansar durante 50 minutos. Los hombros se llevan una buena parte del trabajo en esta clase, así como las piernas y los glúteos.

Clases de HIIT: esfuerzo a tope en poco tiempo

hiit

Esta clase es para ti si: dispones de poco tiempo para entrenar pero buscas un entrenamiento efectivo que ponga tus pulsaciones a tope en poco tiempo. Eso sí, tienes que estar dispuesto a entrenar a una intensidad alta y con descansos cortos.

Qué puedes esperar: el entrenamiento HIIT (high intensity interval training o entrenamiento interválico de alta intensidad) se ha hecho un sitio también en las clases colectivas de los gimnasios. El secreto de la efectividad de este tipo de entrenamiento se encuentra en el EPOC (excess post-exercise oxygen consumption o exceso de consumo de oxígeno post ejercicio), que consigue mantener nuestro metabolismo elevado incluso después de haber terminado de entrenar. Esto nos ayuda a mejorar la quema de calorías por un lado y a preservar nuestra masa muscular por otro.

Body Pump: el entrenamiento con pesas llega a las clases colectivas

body-pump

Esta clase es para ti si: sabes que el entrenamiento de fuerza es imprescindible tanto para mejorar estéticamente como para mejorar tu salud, pero te da mucha pereza entrenar en la sala de fitness.

Qué puedes esperar: el Body Pump nos ofrece un entrenamiento de fuerza completo para todo nuestro cuerpo a través de ejercicios básicos (sentadillas, peso muerto, remos) y de ejercicios accesorios (planchas abdominales, fondos de tríceps, aperturas de hombros). Se trata de un trabajo de resistencia combinado con un entrenamiento de fuerza absoluta (con pesos externos).

Crosstraining o entrenamiento cruzado: variedad y trabajo del cuerpo completo

crosstraining

Esta clase es para ti si: lo que buscas es un entrenamiento en grupo donde se fomente la comunidad, con un trabajo muy variado para trabajar cardio, fuerza, agilidad y flexibilidad a partes iguales.

Qué puedes esperar: crosstraining o entrenamiento cruzado es el nombre genérico del CrossFit, en este caso no adscrito a una marca comercial ni a los sistemas de entrenamiento y de certificación de profesionales propios de la marca. ¿Significa esto que será un entrenamiento peor? No tiene por qué, depende siempre del profesional que lo imparta. En estas clases conseguirás trabajar todas las capacidades físicas básicas a través de diferentes ejercicios: movimientos de halterofilia, ejercicios básicos, trabajo de cardio, entrenamiento con kettlebells, etc. Si buscas un entrenamiento variado con el que darlo todo, esta es tu clase.

Yoga, Pilates y Body Balance: mente y cuerpo en forma

yoga

Es clase es para ti si: lo que buscas es trabajar tanto cuerpo como mente en una misma clase. Las disciplinas cuerpo-mente son muy completas y nos ayudan a trabajar nuestra fuerza relativa (en relación con nuestro peso corporal), nuestra flexibilidad, concentración y conciencia corporal al mismo tiempo que nos relajamos y dejamos de lado el estrés del día a día.

Qué puedes esperar: tanto en Yoga y Pilates como en Body Balance (una combinación de las dos anteriores con elementos del Taichi) el trabajo de la musculatura de la zona central de nuestro cuerpo ocupa buena parte de la clase. Un core bien trabajado nos facilita llegar a una postura correcta, no solo en la clase, sino durante todo el día. Además, la conexión mente-músculo, aprendiendo a ser conscientes de dónde nos encontramos en el espacio y de cómo nos movemos en él (de la forma más sencilla y segura posible) es otro de los grandes beneficios que obtendremos de estas disciplinas.

Imágenes | Pexels, Unsplash, LesMills, iStock

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio