Compartir
Publicidad
Comer sano cuando estás de viaje: come de forma saludable en tus vacaciones de Semana Santa
Dietas

Comer sano cuando estás de viaje: come de forma saludable en tus vacaciones de Semana Santa

Publicidad
Publicidad

Ya no queda nada para las vacaciones de Semana Santa y algunos afortunados se irán de viaje para hacer turismo, comenzar ya a ponerse morenos de cara al verano o simplemente pasar unos días en el campo. Es en estos momentos de esparcimiento, cuando nos encontramos fuera de casa, cuando suele ser más difícil mantener una dieta saludable.

Para echaros una mano en estas vacaciones y que no hagáis la "operación torrija" para después pasar directamente a la "operación bikini", os damos una serie de consejos con los que podréis comer de forma saludable estéis donde estéis.

Antes de nada, no te obsesiones

comer-saludable-vacaciones

No pasa absolutamente nada porque te comas una torrija un día (o dos, que están muy ricas): ni te vas a levantar al día siguiente pesando tres kilos de más, ni vas a perder tus queridos gains del gimnasio, ni tu metabolismo va a sufrir una caída estratosférica. Como ya dijimos cuando hicimos referencia a la costumbre que tenemos de comer de más durante la Navidad, lo importante no es lo que haces un día, sino lo que haces durante todo el año.

Basta con que esas cervezas, esas torrijas o ese postre especial no se conviertan en una costumbre que lleves a cabo cada día durante muchas semanas. Las vacaciones son momentos para disfrutar y es algo que no hacemos todos los días del año, así que no te obsesiones con ello.

Cómo comer saludable en los restaurantes

comer-saludable-vacaciones

Si vas a una ciudad nueva a hacer turismo, seguramente te toque comer de restaurante muchos de los días. Comer de manera saludable en un restaurante no tiene por qué ser muy complicado, en principio: opta por priorizar las verduras frescas en tus platos, que te aportan fibra, vitaminas y mucha saciedad. Puedes pedirlas como entrante en forma de ensalada, o también cocinadas a la parrilla o al horno. Si vas a pedir un menú, intenta que el primer plato sea de base vegetal.

Un segundo plato con un buen aporte de proteína también es una buena idea: opta por la comida local, tanto carnes como pescados, a la plancha o al horno, e intenta que la guarnición también sea de verduras o, al menos, que no sea frita (una rica patata al horno con especias en lugar de las clásicas patatas fritas puede ser una buena opción).

Los menús de los restaurantes suelen incluir bebida y postre. Para beber, lo tenemos más que claro: agua con todas las comidas. De este modo puedes dejar las bebidas menos saludables (vinos, cervezas, cócteles, etc) para las ocasiones especiales: quizás una copa por la noche o una cerveza con el aperitivo. En el caso del postre, pregunta al camarero si disponen de fruta fresca y opta por una fruta de temporada.

Cómo comer saludable en el chiringuito

comer-saludable-vacaciones

Si tu destino es la playa, seguramente harás alguna de las comidas en el chiringuito más cercano. Comer de manera saludable en el chiringuito no es tan sencillo como puede ser en un restaurante, pero con unos consejos básicos podemos conseguir una comida sana.

Evita las frituras, omnipresentes en este tipo de locales: el pescaíto frito a la orilla del mar es muy tentador, pero, por ejemplo, las sardinas hechas a la brasa son igual de ricas y bastante más saludables al no estar rebozadas y fritas después de sumergirlas en aceite. Opta también por los platos de verdura que además te refrescarán del calor a la orilla del mar.

Si quieres llevar un tentempié para la playa, lo mejor que puedes hacer es optar por la fruta fresca (seguro que encuentras una frutería cerca de la playa o del hotel donde puedas comprar alguna pieza de fruta fácil de transportar, pelar y comer en la playa, como manzanas, naranjas o plátanos) o por frutos secos (siempre al natural o tostados, nunca fritos).

Cómo comer de forma saludable en un restaurante de fast food

comer-saludable-vacaciones

Cuando vamos a hacer turismo es habitual que muchas veces, por las prisas o simplemente porque hay que ajustar el presupuesto, tengamos que comer en un fast food. No es una opción muy recomendable, pero si tienes que comer una pizza o una hamburguesa, estas serían las mejores opciones a elegir.

En el caso de las pizzas, mejor optar por una que contenga muchos vegetales (no hace falta que sea vegetariana, pero sí conviene que contenga verduras), que no contenga frituras y que no tenga demasiado queso (optemos siempre que sea posible por queso fresco tipo mozzarella). El tamaño de la ración es importante: come hasta quedar saciado, sin necesidad de comer obligatoriamente todo lo que te pongan en el plato.

En el caso de las hamburguesas, no hay mucho que rascar. Intenta no abusar de las salsas tipo mayonesa, ketchup o mostaza ya que, además de calorías vacías, nos aportan mucha sal. El acompañamiento de la hamburguesa mejor si es una ensalada fresca (aliñada con aceite de oliva y vinagre; descarta las salsas prehechas) o bien patatas al horno. En cuanto a la bebida, insistimos: opta por el agua.

Algunos consejos para unas vacaciones saludables

comer-saludable-vacaciones
  • No dejes de moverte en vacaciones: la mejor forma de conocer una ciudad nueva es caminando por sus calles, así que seguro que vas a dar una buena cantidad de pasos al día. Si vas a la playa o a la montaña, no dejes de hacer deporte: una partida de palas o de voleibol a la orilla del mar, una ruta de senderismo andando o con la bici por el monte... Hay muchas opciones de las que puedes disfrutar durante tu tiempo libre.

  • También puedes entrenar en el hotel: 15 minutos por la mañana son suficientes para hacer una pequeña rutina para todo el cuerpo y llenarte de energía desde primera hora de la mañana. En este artículo te dejamos una rutina de ejemplo para entrenar sin salir de la habitación; dedicar un rato a visitar el gimnasio del hotel o a hacer unos largos en la piscina, si dispone de ella, es otra opción interesante.

  • Si vas a un AirBnB, aprovecha la cocina: una de las grandes ventajas de los AirBnB sobre los hoteles es que sueles tener acceso a la cocina de la casa, incluso aunque solo alquiles una habitación, y esto te permitirá poder cocinar comida saludable en tu viaje y además ahorrarte unos euros.

  • Lleva provisiones: unas bolsitas de frutos secos que puedes preparar tu mismo en casa combinando varios de tu gusto y metiéndolos en bolsas con zip, son un excelente y sano refrigerio para llevar en el bolso y tomar en cualquier momento. También la fruta desecada puede ser una buena opción.

Recuerda que las vacaciones son para disfrutarlas, y pasarlo genial no está reñido con cuidar nuestra salud.

Imágenes | iStock
En Vitónica | Lo que tienes que evitar (y lo que tienes que comer) en el buffet de desayuno de tu hotel para conseguir un plato saludable

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio